Baropodometría su Importancia en Ergonomía y Salud Ocupacional

Martha Kenny Vélez Valarezo
Directora Emérita Fisioterapia UDLA

Gran parte de la actividad laboral que se desarrolla en el sector industrial requiere de varios esfuerzos físicos por parte de los trabajadores: desplazarse constantemente, agacharse, levantarse, o bien, permanecer largas horas en pie con poco movimiento.

El pie soporta todo el peso del cuerpo y debido a los múltiples movimientos a los que tiene que adaptarse, está dotado de una estructura biomecánica compleja. Aun teniendo tal estructura, la infinidad de solicitaciones a las que está sometido lo convierten en la parte del cuerpo más susceptible de padecer lesiones.

La forma, dimensiones y presión del pie del trabajador, y su interacción con el calzado, la postura, los puestos de trabajo y el rendimiento, han permitido establecer una intima relación entre estos factores.

El procedimiento técnico más efectivo para analizar esta relación es la baropodometría que permite el análisis biomecánico del pie, mediante el escaneo electrónico, que suministra información precisa, cuantificada y confiable para el análisis clínico.

El trabajador necesita que el calzado de trabajo utilizado se adapte a sus necesidades personales y a las tareas que realiza, cuando su selección es inadecuada puede afectar en gran medida su protección, confort, rendimiento y por lo tanto su productividad.

La fatiga de miembros inferiores no está asociada únicamente a la actividad muscular y a las presiones repetidas en la planta del pie sino también al uso de calzado inadecuado

En el ámbito laboral este sistema debe soportar y neutralizar fuerzas que comportan varias veces el peso corporal y que se componen no solo de cargas axiales sino también de fuerzas de tensión y de rotación.

En la exploración clínica debe observarse a la extremidad inferior como una unidad funcional completa.

La bota de seguridad y el calzado por sí solos, cuando están bien adecuados a las condiciones individuales del individuo, cumplen con las funciones de amortiguación, guía, apoyo y previenen lesiones, pero en ocasiones las exigencias sobrepasan sus funciones y se deben complementar con precisas ayudas ortésicas.

Baropodometría

El término baropodometría es de origen griego BAROS peso, PODOS pie y METRON medida y se entiende literalmente como la “medida de las presiones del pie“. Modernamente, podríamos decir que la baropodometría es un estudio para analizar la distribución y medición de las presiones plantares ejercidas por las diferentes estructuras somáticas corporales a través de una plataforma de registro electrónico.

La baropodometría nace y se desarrolla por las investigaciones del centro de la ‘Universidad de Montpellier, dirigida por el Prof. Rabishong, en 1978, luego Piero Galazzo lo describe en 1986 e investiga profundamente sobre el sistema computarizado para el estudio de las presiones y las cargas del pie en posición estática y dinámica. Es un estudio cinético
El baropodómetro es un dispositivo compuesto de una plataforma o balanza con aplicación de sensores ligados a un sistema  informático. El sistema mide la reacción de los pies al ser colocados en el piso en posición erecta y en deambulación. Así al realizar un examen baropodométrico, tendremos varios parámetros, cuya interpretación permitirá evaluar con alta precisión, el comportamiento general del Sistema Tónico Postural del individuo examinado.

Valoración baropodométrica

La valoración baropodométrica es:

  • Precisa
  • Cuantificada
  • Instantánea
  • Repetible
  • No invasiva
  • Demostrativa para el examinado
  • Permite reducir en gran manera los controles radiográficos.

Debemos añadir también que la obtención  de las medidas antropométricas que se realizan actualmente en los estudios ergonómicos, deben complementarse con la baropodometría computarizada, porque cuando por ejemplo, se efectúan las medidas de los miembros inferiores sin carga,  en condición estática, obtenemos datos muy limitados en relación con las posiciones dinámicas, sea en posición erecta o en deambulación; medidas de este tipo pueden llevarnos a un error y conducirnos a consideraciones completamente erradas.

Por tanto,   el análisis baropodométrico en el concepto de estudio ergonómico, se perfila como un  instrumento indispensable para las relaciones de las  interfaces hombre -ambiente en el grado de crear  condiciones de estabilidad y cuidados preventivos de posteriores lesiones.

De las evaluaciones de riesgo posturológico individual realizadas en varias empresas de Ecuador, hemos observado que cuando un miembro inferior es un poco más largo que el otro, se suele compensar al sujeto con un moderado aumento en el talón o en el retropié.  Hacer esto sin verificar las rotaciones de la cadera y de la columna vertebral, puede producir otras alteraciones posturales, porque si la cadera tiene una rotación anterior en el miembro más corto, introducir un aumento posterior equivale a agravar la rotación formada con la sobrecarga sobre el miembro contra lateral.  En este caso, el aumento se debe poner bajo el antepié y evaluar el porcentaje de carga sobre el hemisoma total (mitad total del cuerpo) y las posiciones tanto del baricentro general como los baricentros de los hemisomas.  Esto nos permite controlar adecuadamente las rotaciones y las cargas.

Por consiguiente, es importante el estudio de la postura integral de un sujeto y lo que esta reducción en la longitud de uno de sus miembros inferiores representa en las variaciones antigravitacionales de su postura, por ello para prevenir eventuales daños en el sistema musculoesquelético, la evaluación debe hacerse en posición erecta y en deambulación.

Gracias a la gran evolución de la informática, la baropodometría ha tenido un enorme progreso y confiabilidad por la información que proporcionan las plataformas de fuerza con receptores de presión.  Éstas utilizan sensores de diferentes tipos que permiten captar las variaciones de presión en forma discreta o continua, piezoeléctricos y capacitores.

El diagnóstico baropodométrico permite realizar los siguientes estudios:

Análisis estático

Análisis dinámico

Análisis posturográfico

Estático: Con el paciente en apoyo bipodal o bipedestación sobre la plataforma se muestran las imágenes de la huella de los pies

La huella ortostática permite evaluar:

  • Puntos de presión de cada pie, los mismos que se proyectan en una gama de diferentes colores, puntos de máxima carga representados en color rojo hasta en azul oscuro para los de menor presión.
  • Centros de presión de las dos piernas y la proyección del centro de gravedad en el polígono de apoyo
  • Baricentro corporal
  • Alteraciones de la proyección del centro de gravedad hacia la derecha o izquierda, adelante o atrás y las inclinaciones de la pelvis
  • Oscilaciones del cuerpo.
  • Valores numéricos de superficie, carga media, relación retropié – antepié, carga de peso en cada pierna.
  • Valoración isobarica en tres colores para visualización rápida de zonas de hipercarga o hipocarga.
Fig. 2. Valoración estática de las presiones plantares y porcentajes

Dinámico: Con el paciente caminando sobre la plataforma:

  • La huella dinámica reproducida en forma global nos permite observar el desarrollo del paso de cada pie, obteniendo resultantes de fuerza, para analizar el comportamiento de pie en movimiento y la presión plantar durante la marcha, pudiendo observar el desenvolvimiento de las presiones y los ejes del pie en cada paso.
  • La sucesión de los apoyos de ambos pies, con representación del desplazamiento del centro de gravedad durante las cinco subfases de la fase de apoyo en la marcha.
  • El eje direccional de la línea de centro de presiones (puede indicarnos inestabilidad, talalgia, o marcha con cifosis o escoliosis)
  • Retropie supinado o pronado.
  • Permite observar dismetrías de miembros inferiores por alteración en la carga de peso o alteraciones estructurales.

Análisis posturográfico:

  • Las pequeñas variaciones del sentido del cuerpo en sentido ántero- posterior y lateral.
  • Trastornos de equilibrio del baricentro corporal con respecto a la gravedad.


BIBLIOGRAFÍA

  1. Burutaran JM, Burutaran Y Baropodometría: estudio y aplicaciones, XVI Congreso Nacional de la Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie. Abstract: 42, Oviedo, 1994. García Barbero, López Laserna J, Márquez López, Gascón Veguín, Martín Muñoz. Baropodometría estática y dinámica. Nuestra casuística. XVI Congreso de la Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie. Abstract: 36, Oviedo, 1994.

     3. Henning E, Staats A, Rosembaum D. Plantar pressure distribution pattemms of young school children in comparison to adults. Foot Ankle 1994; 15, 1: 35-40.

    4. López JE, Pérez García JM, Orrite C. Redistribution orthoses for mmetatarsalgia treatment: design based og high resolution pedobarography. Med Biol Eng Comput 1996; 34 (1): 333-334.

    5. Pérez García JM, López Soler JE, Martínez Villa J, Orrite C, Martínez Iturbe A, Herrera Rodríguez A. Podómetro electrónico PDS 93. Contribución a la baropodometría electrónica. Rev Med Cir Pie, 1995; IX, 2: 51-59

  2. Levy Benasuly A. E., Cortés Barragán J.M. Ortopodología y Aparato Locomotor. Ortopedia de pie y tobillo. MASSON SA. Barcelona. España 2003

7.Y. Lee, M. Kouchi, M. Mochimaru, M. Wang, “Comparing 3D Foot Shape Models Between Taiwanese and Japanese Females”, Journal Human Ergology (Tokyo), 44, 11–20, 2015. [31

8.E. Valero, “Antropometría instituto nacional de higiene y seguridad en el trabajo”, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 1(2), 1–21, 2011.

9.K. Vélez, V. Nolivos, F. Alegría, “Preventive and curative importance of the baropodometric analysis for ergonomics and occupational health”, Work, 41, 1896–1899, 2012

10. F. Castro, (2016), Aprimoramento de um baropodômetro eletrônico e análise de estabiliometria em voluntários com escoliose, Tesis de Maestría, Universidade Estadual Paulista “Júlio de Mesquita Filho”.

WhatsApp chat